Estaba limpiando la piscina como cada día en el trabajo, mientras la dueña de la casa estaba tomando el sol. Muchas veces había pensado en follármela porque es una rubia que está muy buena, pero entre que está casada y que su marido está siempre en casa no me había atrevido. Pero el otro día el marido no estaba y me lancé a ver si tenía suerte y vaya si la tuve. La rubia me siguió el rollo y no solo me la follé, es que además me dejó reventarle el culo. Menuda zorra y menudo cornudo el marido, jejeje.


Compartir en Twitter


Categoria: Casadas Viciosas
Tags: , ,

Noticia 453 veces vista