Estaban de celebración y decidieron montar un picnic en medio de un parque público, bajo los árboles y en plan romántico. La pelirroja estaba tan encantada con el plan que nada más llegar, en lugar de preparar el almuerzo, se quiso llevar a la boca la polla de su marido. Y tras hacerlo, no dudó en poner su culo en bandeja para practicar sexo anal sobre el césped.


Compartir en Twitter


Categoria: Casadas Viciosas
Tags: , , , ,

Noticia 1.442 veces vista