Trabajar en una casa de empeño tiene sus ventajas. El tío este ha convertido la trastienda en un picadero en el que se tira a toda mujer desesperada de dinero que acude a su negocio. Hoy le ha tocado a una mujer preciosa con unos ojos impactantes que te dejan loco cuando te miran mientras te come la polla. Estoy por montarme una casa de empeños, jejeje.


Compartir en Twitter


Categoria: Zorras
Tags: , ,

Noticia 236 veces vista