Primero le pedí que se tocara un poco para ponerme cachondo y una vez que me puso palote, la agarré, la subí encima de la mesa de billar y le follé su chocho rasurado hasta correrme dentro. Llevaba varios días sin follar, así que mi corrida fue bastante bestia, le deje el chocho lleno de leche calentita.


Compartir en Twitter


Categoria: Casadas Viciosas
Tags: , ,

Noticia 308 veces vista