Quizá mi mujer no es la tía más guapa del mundo, pero la cabrona mama y folla como ninguna. Desde que me eche el primer polvo con ella, me quedé enganchado. Te come la polla como una diosa y verla cabalgar con ese tremendo culo grande que tiene, es un espectáculo.


Compartir en Twitter


Categoria: Casadas Viciosas
Tags: , ,

Noticia 299 veces vista