A su edad, el chaval está con las hormonas revolucionadas y anda loco con la ropa interior de la madre. Se ha convertido en un fetichista de las bragas y se esconde en el armario de la madre a olerlas, pero la madre lo pilla de pleno. La madre es casi más guarra que el hijo y en vez de mosquearse, la situación le pone cachonda y termina por follarse a su propio hijo.


Compartir en Twitter


Categoria: Maduras
Tags: , ,

Noticia 438 veces vista