Kendra Sunderland es tan golfa que ni en una biblioteca pública puede estar sin tocarse el coño. La chica iba a estudiar, pero se calentó y entre el morbo que le daba que la pudieran ver y las ganas que tenía de correrse, allí mismo se hizo un dedo.


Compartir en Twitter


Categoria: Jovencitas
Tags: , ,

Noticia 358 veces vista