A la cerda de Kendra le flipan las pollas, sobre todo las que tienen dueños calvos. La muy perra aprovecha que el vecino viene a devolverle unas cositas para sacarle brillo a su nabo. Solo ha tenido que quitarse la ropa y hacerle una mamada para conseguir que este se la folle y le regale un par de orgasmos y un poco de leche calentita.


Compartir en Twitter


Categoria: Maduras
Tags: , ,

Noticia 341 veces vista