Mientras se probaba su ropa interior y manoseaba sus tetas naturales, esta rusa logró su objetivo, que no era otro que el de poner la polla de su chico bien dura. Una vez conseguido, preparó su trasero para lo que más le gusta: el sexo anal. Y es que ella goza con una buena enculada, mucho más que cuando se la meten por el coño.


Compartir en Twitter


Categoria: Jovencitas
Tags: , , ,

Noticia 2.294 veces vista