Necesitaba una chaqueta para la cena que iban a tener y, mientras la mujer de su amigo le ayudaba a escogerla, él no paraba de mirarle el escote. Ella se dejó llevar por el momento y al final, aprovecharon que estaban a solas para follar bien duro y disfrutar de sexo salvaje.


Compartir en Twitter


Categoria: Casadas Viciosas
Tags: , , ,

Noticia 2.347 veces vista