Tras pasar la noche en casa de su amigo, despertó con su madre en la cocina muy cachonda. La señora le cogió de la mano y se fueron al dormitorio, donde le pidió que le echase un buen polvo. Y aunque era la madre de su colega y le respetaba demasiado, no pudo decirle que no a semejante madura y al final, acabó cediendo a sus deseos.


Compartir en Twitter


Categoria: Maduras
Tags: , , ,

Noticia 2.210 veces vista