A la preciosa Aische Pervers le encanta comer pollas. Cuando la muy perra coge una no la suelta hasta que la exprime del todo. La muy cerda comienza comiéndosela, sigue cabalgándola y no para hasta que toda la leche le explota en la cara. Menuda golfa está hecha.


Compartir en Twitter


Categoria: Zorras
Tags: , ,

Noticia 249 veces vista